MenuSuscríbete

Audi espera ampliar el uso de la impresión en 3D en el proceso de producción

Audi espera ampliar el uso de la impresión en 3D en el proceso de producción

El equipo de expertos en el centro de pruebas y ensayos, dirigidos por Waldemar Hirsch, ya ha establecido la impresión de polímeros en 3D en Böllinger Höfe (Alemania) donde se ensambla a mano el Audi R8.

Audi espera ampliar el uso de la impresión en 3D en el proceso de producción

La compañía automovilística Audi ha explicado que asume un papel pionero dentro del Grupo Volkswagen al ampliar el uso de impresoras 3D que ayudan a los empleados en las líneas de producción de automóviles, según ha informado la empresa.

El equipo de expertos en el centro de pruebas y ensayos, dirigidos por Waldemar Hirsch, ya ha establecido la impresión de polímeros en 3D en Böllinger Höfe (Alemania) donde se ensambla a mano el Audi R8. Durante un taller celebrado el pasado mes de diciembre, los expertos se formaron sobre las ventajas de este sistema en la fábrica.

"Con la creación de un departamento especializado en impresión en 3D damos un paso hacia la profesionalización de este proyecto, que ya es exitoso en sí mismo. En el futuro, aún más empleados podrán beneficiarse del equipo de expertos y de estas herramientas auxiliares personalizadas", ha declarado el director de la factoría de Neckarsulm, Helmut Stettner.

Para la compañía, el uso de la tecnología aumenta la flexibilidad y la eficiencia, además de permitir que las piezas estén personalizadas según las sugerencias de los trabajadores. "El objetivo es proporcionar las herramientas impresas en 3D tan rápido como sea posible, apoyándoles así en su trabajo diario", ha asegurado Hirsch.

compartir Audi espera ampliar el uso de la impresión en 3D en el proceso de producción en meneame.com

Basura en el océano


El océano está vinculado a nosotros más de lo que creemos.

 

 

Otros artículos

Crean un sensor que puede detectar si la leche se ha echado a perder

Investigadores del Departamento de Ingeniería de Sistemas Biológicos (BSE, por sus siglas en inglés) de Estados Unidos han desarrollado un sensor que puede "oler" si la leche aún es buena o si se ha echado a perder. El sensor consiste en nanopartículas recubiertas químicamente que reaccionan al gas producido por la leche y al crecimiento bacteriano que indica deterioro, si bien la tecnología no toca la leche. "Si va mal, la...
más información