MenuSuscríbete

Crean un sensor que puede detectar si la leche se ha echado a perder

Crean un sensor que puede detectar si la leche se ha echado a perder

El sensor consiste en nanopartículas recubiertas químicamente que reaccionan al gas producido por la leche y al crecimiento bacteriano que indica deterioro, si bien la tecnología no toca la leche.

Crean un sensor que puede detectar si la leche se ha echado a perder

Investigadores del Departamento de Ingeniería de Sistemas Biológicos (BSE, por sus siglas en inglés) de Estados Unidos han desarrollado un sensor que puede "oler" si la leche aún es buena o si se ha echado a perder.

El sensor consiste en nanopartículas recubiertas químicamente que reaccionan al gas producido por la leche y al crecimiento bacteriano que indica deterioro, si bien la tecnología no toca la leche. "Si va mal, la mayoría de los alimentos producen un compuesto volátil que no huele bien. "Eso proviene del crecimiento de bacterias en la comida, pero no puedes oler eso hasta que abres el recipiente", han explicado.

El sensor detecta estos gases volátiles y cambia de color. El siguiente paso para el equipo es desarrollar una manera de mostrar visualmente cuánto tiempo tiene un producto antes de que se eche a perder, ya que actualmente el sensor solo muestra si la leche está bien o estropeada.

"La fecha de vencimiento de los productos fríos o congelados solo es precisa si se ha almacenado a la temperatura correcta todo el tiempo. Tendremos que trabajar con la industria para hacer que esto funcione. Pero confiamos en que podemos tener éxito y ayudar a mejorar la seguridad alimentaria y la vida útil de los consumidores", han dicho los científicos.

compartir Crean un sensor que puede detectar si la leche se ha echado a perder en meneame.com

Chip de radio que dobla la transmisión de los móviles


Un nuevo chip de radio diseñado por él tiene la capacidad de transmitir y recibir señales en la misma frecuencia usando dos antenas.

 

 

Otros artículos

Desarrollan un nuevo material con memoria, con aplicaciones en medicina

Investigadores del Instituto Paul Scherrer (PSI) y la Escuela Politécnica Federal de Zúrich, en Suiza, han desarrollado un nuevo material cuya memoria de forma se activa y mantiene cuando se le sitúa en un campo magnético, cuyas áreas de aplicación irían desde la medicina a la robótica, pasando por los vuelos aeroespaciales y la electrónica. Se trata de un material compuesto por dos componentes que tiene como novedad que, a...
más información